expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 15 de agosto de 2010

Inspiración senses

Ahora no me da ni para lavarme la cara... la inspiración no es algo que se encuentre mientras paseas por la calle, no es algo que se compre en las tiendas, ni siquiera es algo que puedas encontrar en Internet, no.


 La inspiración es algo más profundo es algo que aparece quizás cuando estás triste, cuando te emocionas, cuando te enamoras, nadie decide cuando quiere estar inspirado y cuando no, es ella misma la que decide aparecer. En ocasiones una frase puede hacer que se despierte, una canción, ver una estrella fugaz, tu primer beso, un abrazo de una amiga…, pero de todos modos es ella la que decide aparecer, en ningún caso eres tú quien la llamas. Ojala fuese así, para poder escribir grandes textos, grandes frases, un buen refrán...


Pero de algo no hay duda, si decidiésemos nosotros cuando llamarla, no existirían los grandes autores que nos hacen emocionarnos con sus obras, ni los pequeños autores que con unas palabras, pero llenas de emoción consiguen sacarte una sonrisa, las grandes obras serian tan habituales que perderían su importancia, quizás sea mejor así...que cada uno tenga dormidita, excepto en algunos momentos, a nuestra querida y deseada inspiración.
Y cambiando de tema para la mayoría casi todo suele ser como un final abierto, un cuento sin terminar, una historia de la que no se puede escribir el final…a veces no decidimos si terminar algo o no, es el destino el que se encarga; cuando ese beso no llega, el abrazo no sucede, el te quiero no se articula y nada vuelve a ser lo mismo, no sonríes como antes, no tienes la misma mirada de felicidad, piensas que nada podrá ser igual a los breves momentos en los que te sentías como el ese bonito lugar, sobre la nube de felicidad, tocando con los dedos el sueño que pensabas que podrías cumplir, realmente te sientes tonto por creértelo, debiste confiar en tu instinto: no confiarte, no saldrá bien, pero ya se sabe que ahí siempre una cosa que aunque tu no lo quieras siempre esta ahí, oculto en una esquinita de tu corazón siempre vivirá esa semillita de esperanza.
Yo soy de las que se asustan, de las que se ponen nerviosas por cualquier cosa, un reproche en clase, una nota de un examen, una llamáda de teléfono, pero también me busco mis propios retos y los intento conseguir, por estúpidos que sean. Me asusto cuando intento hacer algo y sin embargo la frase no lo hagas es "imposible" me sigue dando asco. ¿Rendirse ante una situación difícil? Ya no se hacen las cosas a fondo perdido. A la mínima que haya que arriesgarse nos rendimos.
Pues no. Yo no me siento identificada con esa frase. Yo no me rindo , y por muy irreales y tontos que sean mis sueños sé que los conseguiré. Para mi la palabra imposible es una coartada de los cobardes. Mi voluntad se mueve por algo muy perdido:
la esperanza

5 comentarios:

  1. La inspiración ha debido de visitarte y quedarse muy al fondo para escribir esto. Me he emocionado, muchísimo. Y como Loo, no tengo palabras.
    Con todo lo que he leído a lo largo del tiempo que he estado siguiendo tu blog, creo que eres muy muy fuerte, y valiente.
    Y te mereces que la vida te sonría de una vez, y nunca deje de brillar tu sol :)

    ResponderEliminar
  2. No tienes porque perder la esperanza. Siempre hay cosas que no salen como nosotras queremos, pero que pueden traer otras mejores.

    Besitoos

    ResponderEliminar
  3. y hay veces que no traen otras mejores, pero bueno

    ResponderEliminar